En esta impresionante ruta veremos preciosos lagos de los Alpes italianos, ciudades históricas y únicas como Venecia o Florencia, recorreremos parte de los verdes paisajes de la Toscana y la costa pintoresca de las Cinque Terre... Un recorrido muy completo que no te puedes perder. ¡Empecemos!


1. Por el Valle del Po. Desde los Lagos Alpinos a Venecia. 


Podemos hacer el recorrido en tren, con algún tramo en bus, o en auto. Y podemos empezarla en Milán o en Bérgamo, ya que ambas localidades cuentan con aeropuertos con muchas conexiones de vuelos baratos y con muchas llegadas de turistas. Desde cualquiera de estas ciudades, partimos hacia los magníficos lagos alpinos. La primera parada será en Iseo, para contemplar el lago del mismo nombre, que ya se observa desde el aire cuando el avión está apunto de aterrizar en esta región de la Lombardía


El segundo lago que vamos a ver es el Di Garda y aquí podemos visitar dos poblaciones que merecen la pena. Peschiera del Garda, pueblecito tranquilo donde poder alojarse y disfrutar de una buena cena y Sirmione, lugar bastante turístico que se caracteriza por su castillo localizado en una pequeña península que se adentra en el lago. 

Sirmione Norte Italia
Sirmione (Lombardía)



Ya de camino hacia la región del Véneto, podemos hacer parada en Verona, la hermosa ciudad donde Shakespeare desarrolló la historia de Romeo y Julieta. Y continuar nuestro camino hacia Venecia

Venecia es uno de esos lugares que deberíamos visitar al menos una vez en la vida, ya que se trata de una ciudad diferente y única en el mundo. Imagina una ciudad en la que en vez de calles con autos, hay canales de agua con barcos. Por esto ya merece la pena conocerla, y perderse por sus rincones 
y disfrutar de su arquitectura. Lo malo, es que hoy en dia llegar a Venecia es como llegar a un parque temático. Restaurantes, tiendas de souvenirs, turistas y más turistas, da igual el mes del año en que la visites. Así que mejor ni se te ocurra ir en temporada alta (de Junio a Agosto). 

Venecia es bastante grande para recorrerla en un día, pero se puede hacer. Eso sí, si te quieres alojar aquí quizás te resulte demasiado caro. Por eso hay una alternativa fácil y económica, alojarse en Mestre, una ciudad próxima situada justo antes de cruzar el puente de entrada a la ciudad de los canales. 


Venecia Norte Italia
Venecia (Véneto)



2. Hacia los Montes Apeninos y la Toscana. 



Desde la ciudad de Padua, nos dirigimos hacia el sur para cruzar el río Po y llegar hasta Bolonia, la famosa ciudad universitaria situada a los pies de los montes Apeninos. Merece la pena ver el ambiente, paseando por bajo sus impresionantes soportales y probar la excelente gastronomía de la Emilia Romagna

Siguiendo la ruta a través del paso por los Apeninos, un paisaje singular, dejamos atrás la llanura del Po hasta llegar a la majestuosa Florencia, la puerta de entrada a la Toscana

Florencia es un museo urbano. Uno no se cansa de recorrerla caminando tanto de día como de noche. La iglesia de Santa Maria de Fiore, el Ponte Vecchio, la Galería Ufizzi... tiene muchas cosas que ver, pero es una ciudad pequeña que se recorre fácilmente, y también es muy turística. 

Florencia se encuentra en una esquina de la región de la Toscana. Esta región merece la pena recorrerla arrendando un auto para disfrutar de su espectacular paisaje de viñedos y sus pueblos medievales. Estos pueblos están construidos en la cima de cerros como función defensiva, y la mayoría cuentan con fortalezas. Uno de los pueblos más conocidos y pintorescos es San Gimigiano, famoso por sus torres medievales. 
Lucca y Siena son ciudades toscanas que también llaman la atención, sobretodo por su morfología urbana medieval y sus plazas ovaladas. Pero sin duda la ciudad más famosa de la Toscana junto con Florencia es Pisa, famosa por su torre inclinada debido a un terremoto, algo que no es infrecuente en Italia. 



San Gimignano Italia
San Gimigiano (Toscana)



3. La costa de Liguria: Cinque Terre. 



Desde Pisa a Génova cambia el tipo de paisaje totalmente, pero es igual de impresionante. La ruta en tren o por carretera es costera de acantilados bajos en los que, de pronto a medio camino entre ambas ciudades, se asoman los cinco pequeños pueblos que dan nombre a una pequeña zona: Las Cinque Terre.  Monterosso, Corniglia, Riomaggiore, Vernazza y Maranola. Puedes visitar los que quieras en función del tiempo que tengas y disfrutar de su ambiente y su gastronomía con vistas al Mar Tirreno

De camino a Génova, recorrer la costa acantilada formada por los Montes Apeninos es una gozada. Desde Monterosso al Mare, el último pueblo de Cinque Terre, es una hora y cuarto en tren. Pero si vas en coche puedes hacer alguna parada por ejemplo en el pueblecito de Portofino, que es parecido a los anteriores. Al llegar a la capital de Liguria, Génova, nos encontramos con una ciudad grande, industrial, con un importante puerto desde la Edad Media. Destacan sus edificios de colores y sus calles del centro histórico.


Maranola Cinque terre Italia
Maranola (Cinque Terre - Liguria)


Finalmente, de Génova a Milán son unas dos horas de viaje, pero si dispones de tiempo y no tienes ganas de acabar el recorrido puedes desviarte a un par de interesantes como Alessandria o Pavia. En definitiva, un viaje completo por el norte de Italia que lo puedes disfrutar en función de los días que dispongas, viendo algunos... o todos los lugares que elijas dentro de la ruta. ¡Buen viaje!


 
Haz clic en el cuadro de la parte superior izquierda del mapa para elegir las capas que deseas ver.